La Fecundación in vitro en palabras sencillas

Como vimos en el post anterior, mediante la Fecundación in vitro (FIV) se busca la unión del óvulo y el espermatozoide en el laboratorio, los embriones serán luego transferidos al útero materno. Este método puede ser el convencional (el óvulo y el espermatozoide se unen por si solos en un cultivo de laboratorio) o se inyecta el espermatozoide dentro del óvulo (ICSI).

Tanto en España como en Alemania la transferencia de embriones está regulada por Ley y se permite hasta un máximo de 3 embriones por intento. Transferir más embriones se relaciona con el aumento de complicaciones que pueden ser mortales para la madre y para el feto.  

Tu ginecóloga especialista en reproducción asistida acordará contigo y tu pareja el número de embriones que se quieren transferir y lo dejarán por escrito.

¿Cómo funciona la Fecundación in vitro?

Luego de los exámenes corporales, de laboratorio y mediante ecografía empieza la terapia que consiste en:

1. Estimulación de los ovarios:

Recibirás unas inyecciones de hormonas, que te inyectarás tu misma (un procedimiento muy fácil y sin dolor). Esto logrará que los ovarios produzcan más de un ovocito (la célula que unida con un espermatozoide generará un embrión) apto para la fertilización.

Dependiendo del protocolo que se use (el corto o el largo) esta parte del tratamiento dura entre 10 y 20 días durante los cuales pasarás por exámenes clínicos (de sangre y mediante ecografía) para valorar el crecimiento y evolución de los folículos (dónde se desarrollan los ovocitos dentro del ovario).

2. Extracción de ovocitos

Cuando los folículos sean adecuados se termina con la fase de estimulación y mediante otra inyección hormonal se induce a la maduración de los ovocitos (unas 36 horas antes de la extracción).

La extracción se realiza mediante una punción bajo efectos de una sedación suave (para que no sientas ninguna molestia). Se introduce en la vagina una sonda flexible conectada a una aguja para la extracción. Mediante una ecografía se “pinchan” los folículos de los ovarios y se extrae el líquido del cual luego se aislarán y clasificarán los ovocitos maduros.

Por otro lado, durante esta fase será también necesaria la muestra de semen, que también tiene que ser preparada en el laboratorio.

3. Fecundación

Ovocito fecundado
Newly fertilised human egg. Credit: Alan HandysideCC0 1.0 Universal

Es la unión del óvulo y el espermatozoide previamente aislados, como mencioné, puede ser de la forma convencional o por ICSI.
Luego se almacenan en la incubadora biológica a temperatura (37 ºC) y condiciones químicas que imitan las corporales. Los embriones son controlados diariamente.

4. Transferencia de embriones

Aproximadamente de 2 a 5 días después, se introducen los embriones adecuados en el útero por medio de una sonda a unos 1,5 cm del fondo del útero.

El útero tiene 3 partes anatómicas: abajo el cuello – en contacto con la vagina – , en el medio el cuerpo y la parte más superior el fondo.

Para este proceso no necesitarás anestesia o analgésicos ya que el procedimiento es sencillo, rápido y sin dolor.
Durante los días posteriores suele ser necesario la administración de progesterona (la hormona que hace posible el embarazo).
Los embriones no transferidos pueden ser criocongelados para utilizarlos en ciclos posteriores sin necesidad de una nueva estimulación hormonal. Actualmente se logra esto mediante la técnica de vitrificación, una congelación ultrarápida con una supervivencia de hasta 98 % de los embriones,

Después del procedimiento

Trata de evitar actividades intensas que te puedan provocar molestias.

Entre los posibles efectos secundarios se encuentran:

  • Algo de secreción vaginal que puede ser sangre.
  • Sensibilidad mamaria debido a los altos niveles de estrógeno.
  • Leve hinchazón corporal.
  • Leves dolores tipo cólico.
  • Estreñimiento.

Si sientes dolores moderados o intensos luego de la transferencia tienes que comunicarte con tu médico.

Resultados

Aproximadamente 12 a 14 días después de la transferencia, el médico analizará una muestra de tu sangre para detectar si estás embarazada.

  • Si estas embarazada: Continuarás la atención prenatal.
  • Si no estás embarazada: Dejarás de administrarte progesterona y en condiciones normales tendrás aproximadamente una semana después el sangrado menstrual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *